Aldo Santibáñez Yáñez

Aldo Santibáñez Yáñez

Con gran preocupación vemos un aumento de ataques violentos a trabajadoras y trabajadores de los distintos establecimientos de la red asistencial del sistema público de salud en nuestro país, situación que lamentablemente no es nueva y se ha ido acrecentando. Por lo mismo, es urgente que los distintos actores involucrados avancemos en distintas líneas para abordar esta problemática que tiene diversas causas, que en lo concreto se traduce en actos violentos a funcionarias y funcionarios públicos, que estamos para atender las necesidades de salud de la población.

La Organización Mundial de la Salud define la violencia como: El uso deliberado de la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones.

Según diversos estudios en los últimos 15 años, existe una conclusión irrefutable: Los trabajadores que realizan cuidados de salud, que en los servicios asistenciales son principalmente mujeres, constituyen un grupo de personas que presentan un alto riesgo de sufrir violencia. Entre ellos, quienes presentan mayores riesgos son los que se desempeñan en unidades de emergencia, hospitales psiquiátricos, unidades de ancianos, centros de rehabilitación de adictos, entre otras.

Una investigación publicada en la Revista Panamericana de Salud Pública de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) año 2016 revela que: “Los profesionales de la salud enfrentan frecuentemente situaciones de violencia verbal o física durante el desempeño de sus funciones, lo que tiene consecuencias laborales y para su salud”

Desde Fenpruss  creemos que una de las primeras acciones que debiera promoverse por el Ministerio de Salud y en su conjunto por el Gobierno, es la reinstalación de la discusión legislativa en torno a  modificar el Código Penal y otros cuerpos legales como la ley 20584 sobre derechos y deberes de los pacientes, con el propósito de aumentar la sanción a quienes atenten contra los miembros o funcionarios del personal sanitario o equipos de salud. Estas son medidas disuasivas,  que pretenden aplacar en algo el aumento de la violencia ejercida hacia los funcionarios, pero que distan de ser la solución definitiva al problema.

Por ello, a la par con modificaciones legales, lo que se debe avanzar es en otorgar mayor resolutividad y cobertura al sistema público de salud, para que los agentes estresores que son una de las causas de esta problemática vayan en descenso y con ello una disminución en hechos violentos. No cabe duda que al tener una mejor salud pública, se limitarán estos actos violentos porque se podrán dar respuestas más eficientes a las y los usuarios. Tarea de largo plazo, pero que requiere un compromiso del país por asumir una real reforma de la salud que le permita a nuestro sistema, ser capaz de otorgar las atenciones de calidad que merecen nuestras usuarias y usuarios. 

También, será importante generar iniciativas de fortalecimiento de la educación en el respeto y el cuidado de las trabajadoras y trabajadores de la salud. Sin duda, esta tarea es de largo plazo, pero debe asumirse con urgencia en un diálogo intersectorial que involucre a educación en sus distintos niveles y a la ciudadanía en general.

Asimismo, en medidas de corto plazo y paliativas, se torna fundamental tener mejores controles de vigilancia para este tipo de conductas. En este sentido, es importante la coordinación con las policías, quienes deben cautelar que las unidades de alto impacto, como los servicios de urgencia, cuenten con la debida protección para no lamentar situaciones que pongan en riesgo la vida de las y los funcionarios.

El llamado entonces es a generar un trabajo intersectorial que nos permita avanzar rápido en esta materia, ya que ante el riesgo de la integridad física y psíquica de nuestros trabajadores y trabajadoras -derecho protegido constitucionalmente- vamos deteriorando la salud pública en su funcionamiento, en la entrega de sus servicios de salud y por consiguiente, en la atención a las personas que requieren un sistema público de salud eficiente, de calidad y acogedor se aleja por el temor ante estas acciones violentas de ciertas personas. Confiamos plenamente en la gran mayoría de las chilenas y chilenos que valoran y reconocen el trabajo de nuestras y nuestros profesionales, pero nos alarmamos por aquellos brotes violentos que atentan contra la seguridad y vida de estos mismos trabajadores, a eso le decimos basta y a eso nos queremos sumar para desarrollar un trabajo que revierta esta negativa tendencia. Confederación Fenpruss, como ha estado presente en sus 23 de año de vida, estará nuevamente presente en este importante tema que nos debe involucrar a todas y todos. 

Lunes, 09 Julio 2018 01:36

Cuidando al cuidador

El Ministro de Salud al informar que el personal de los Servicios de Salud, tiene el doble de días de licencia médica que el resto de los trabajadores del país, deja en el ambiente la sensación que es culpa de las y los trabajadores. En las cifras no miente, es una realidad de nuestro sector, pero el Ministro no explicita las causas.

Menos se hace cargo que es aceptado que el ausentismo laboral es un claro síntoma de problemas en la Gestión de Las Personas en una Institución.Tampoco señala que el trabajo en salud pública es uno de los más agobiante y estresantes: Además de la fatiga emocional, la depresión y burnout; también los riesgos de contraer enfermedades profesionales por contagio y sobrecarga física son altos. Algo que si señala el ex presidente del colegio médico, Enrique Paris, al asegurar que el personal de salud trabaja sometido a un intenso estrés.

La OMS menciona siete tipos de riesgos a los que están sometidos los trabajadores de la salud: biológicos (como la hepatitis, la tuberculosis y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida); químicos (como el contacto con glutaraldehído y óxido de etileno); físicos (como el ruido y las radiaciones); ergonómicos (como levantar objetos pesados): psicosociales (como el estrés y la violencia); y relacionados con el fuego, explosiones y contacto con otros elementos peligrosos.

Si vamos a la realidad en Chile, los sistemas de turnos de trabajo de 12 horas las 24 horas del día y los 365 días del año, en que las y los trabajadores de hospitales deben atender las necesidades de personas que al estar enfermas tienen una carga emocional que les hace dependientes y demandantes de sus cuidados.

Unido a ello, hacerse cargo de la angustia de la familia y acompañantes, que muchas veces les culpan de las deficiencias del sistema y de la falta de recursos, provocan en los profesionales de la salud sensación de angustia y frustración, que originan condiciones para contraer patologías que derivan en la necesidad de reposo y descanso.

Siendo un servicio que es intensivo en trabajo, tiene un componente femenino alto, con más de 70% de mujeres trabajadoras, que en sus periodos fértiles y de cuidado de hijos menores, explican también una mayor proporción de días de ausencia, por licencias maternales, pre y postnatal y de cuidados de hijos enfermos.

No es de extrañar entonces que el sector tenga un alto número de indicaciones médicas de reposo y por tanto las cifras entregadas por el Ministro de Salud de 23,7 días al año, reflejan las insuficientes condiciones de trabajo que enfrentan las y los trabajadores de la salud.

Grandes Brechas en número y formación de profesionales, infraestructura insuficiente y falta de insumos para terapias, con sobredemanda que genera esperas importantes en la población a cargo, contribuyen al agotamiento físico, mental y aumentan los riesgos de enfermedades. .
Nuestro trabajo es serio y dedicado, los aproximadamente 125.000 trabajadores del sistema nos hacemos cargo de la recuperación de la salud de casi 15 millones de chilenos y lo hacemos muy bien, somos expertos en salvar vidas.

La Organización Mundial de la Salud y otros organismos internacionales reconocen el problema de falta de personal sanitario y los riesgos de este trabajo; luego es hora que el Gobierno de Chile y las principales autoridades del sector se hagan cargo responsablemente de la Salud de los cuidadores, que incluye aumentar las dotaciones y generar sistemas de turnos con descansos adecuados. Solo así el sistema podrá dar mejor respuesta y mantener los grandes niveles de salud que Chile ha conseguido gracias a nuestro compromiso, el gran y mayor compromiso de las y los trabajadores de la salud pública de Chile.

Cuidando a la y el cuidador y no culpándolo de las deficiencias del sistema, se construye mejor salud.

     Luego de un intenso y participativo proceso de construcción de la agenda de temas que serán abordados en la negociación que, actualmente, se lleva a cabo con el Ministerio de Salud, la II Asamblea Nacional de la Confederación Fenpruss determinó la priorización de la plataforma reivindicativa y mandató al Directorio Nacional a buscar acuerdo para avanzar en las materias definidas por los más de 200 dirigentes que se dieron cita al órgano resolutivo de la organización.

     El presidente nacional de la Confederación Fenpruss, Aldo Santibáñez Yáñez, señaló que esta Asamblea Nacional nos encontró en un momento de importantes definiciones para el devenir de nuestra organización sindical. “El mandato emanado democráticamente de este órgano nos insta a representar responsablemente a los más de 13 mil profesionales asociados que están en cada uno de las 120 Bases desde Arica a Porvenir y sostener los trabajos necesarios que conduzcan a un acuerdo con el gobierno sobre los asuntos que constituyen nuestra Plataforma Participativa, completada y priorizada durante las últimas semanas y concordada durante el día de hoy. Entendemos que el actual diseño programático se asienta en lo que podemos llamar nuestra plataforma histórica, destinada y vertebrada en torno a nuestra propuesta de un Nuevo Modelo de Carrera para las y los profesionales”, acotó.

     El presidente nacional de la Confederación Fenpruss agregó que la responsabilidad como dirigentes nacionales es ser capaces de conducir a nuestra organización por la vereda de las reivindicaciones laborales, pero también por el camino en la búsqueda de un sistema público de salud digno y de calidad para la población. “Nuestra historia y nuestras luchas muestran nuestra férrea defensa de la salud pública y en eso no tranzaremos. El Estado tiene la responsabilidad de saldar la deuda histórica con el país y realizar una profunda transformación de los servicios de salud existentes, para así superar la grave situación que enfrenta el sector producto de la puesta en marcha de una Reforma de salud que se implementó con un financiamiento insuficiente y lograr los cambios necesarios para que la población reciba una atención de salud accesible, oportuna, integral y de calidad”, apuntó Santibáñez, agregando que “continuaremos nuestro crecimiento como sindicato e insistiremos en buscar una sociedad en que se produzcan los cambios profundos que ésta requiere, con políticas públicas que apunten y rescaten el concepto del bien común, en la que podamos derribar paradigmas que parecían verdades únicas y absolutas. Debemos avanzar hacia un país más amigable y solidario para todas y todos”, concluyó Santibáñez.

    La Confederación Fenpruss seguirá luchando en los distintos ámbitos que en estos casi 23 años de vida han sido parte de las definiciones políticas de la organización. La responsabilidad asumida al definir y priorizar las materias de interés para las socias y socios que forman parte de la organización, fueron validadas con la responsabilidad que corresponde por la Asamblea y de igual manera por el Directorio Nacional, quien tendrá que trabajar y desarrollar las estrategias que permitan concretar el mandato recibido. 

El día de ayer, en la página oficial de la CUT, conocimos que habría surgido una federación de profesionales de los servicios de salud en la región metropolitana llamada Fedeprus. Esta noticia no es sorprendente, se esperaba. Culmina así el largo proceso de un grupo minoritario de dirigentes, que operando desde Santiago, se opusieron por años a los acuerdos adoptados en Asambleas Nacionales por la inmensa mayoría de dirigentes de la organización.

Fenpruss, hoy Confederación Fenpruss, tiene 120 Asociaciones Base con 13.500 socias y socios. En los últimos dos meses se han desfederado 12 de un total 33 asociaciones de la Región Metropolitana. Por cierto, siempre es lamentable perder asociados, pero cuando ese grupo de dirigentes ejecuta, por mandato de terceros, permanente paralelismo sindical y obstaculiza la ejecución de las definiciones de la organización, esta escisión termina siendo un verdadero alivio. Claramente no es casualidad que la desfederación ocurra cuando reformamos estatutos con el fin de sancionar a quienes perturben las decisiones democráticas de la organización.   

Ahora y sin distracciones, continuaremos con más fuerza ocupándonos de la defensa de la Salud Pública, de las reivindicaciones de nuestras representadas y representados y de seguir siendo el mayor sindicato de representación profesional en el país.

Nuestra Confederación Fenpruss, la más relevante en números y densidad de las organizaciones sindicales del sector salud centralizado, continuará sus luchas de siempre: impulsando la unidad y defensa de los intereses de los profesionales; en la Coordinadora Nacional de Trabajadores No + AFP, de cuyo origen somos fundadores y parte del ejecutivo, en el movimiento por una Asamblea Constituyente (AC) en consecución de la salud como un derecho constitucional, en la defensa de la salud pública y contra las concesiones hospitalarias, en el colectivo por No más Tratados de Libre Comercio, en la Coordinación 8 de marzo u otras organizaciones que promuevan la ampliación de derechos de las mujeres y otras entidades de acción y solidaridad de la sociedad civil. No descubrimos hoy estos terrenos de combate social, estamos en la calle y demás espacios de lucha desde nuestro nacimiento.

No nos sorprende que esta pequeña Federación se constituya en la CUT, con la participación activa de uno de sus Consejeros Nacionales, y que esta Central promueva el divisionismo entre trabajadores. La Confederación Fenpruss se desafilió de la CUT en 2017 por sus prácticas antidemocráticas que incluso fueron condenadas en tribunales. Nos hemos enfrentado por años a la conducción que ejerce ese núcleo sindical del partido Comunista y sus aliados sobre la cúpula de esa Central. El nacimiento de esta federación es un nuevo intento por debilitarnos, pero no lo lograrán, porque ya los limitamos en sus inicios y creemos que ese movimiento divisionista está llegando a su fin.

A nuestras socias y socios, dirigentas y dirigentes de la Región Metropolitana, que siguen siendo Fenpruss, tengan la tranquilidad de que siguen siendo la gran mayoría en esta región y que estamos reconstruyendo nuestras estructuras locales, para que en los próximos meses exista una bandera de la Confederación Fenpruss en cada uno de sus establecimientos.

 

Confederación Fenpruss

Página 1 de 20

Editorial

Carta Fenpruss

Vídeos Fenpruss

Atención a la socia/o

Artículos Fenpruss 2016
La organización  pone a disposición de sus bases, diferentes artículos institucionales, para ...
Convenios y Beneficios
Desde el año 2007, en el marco de la creación de la Comisión Atención a la Socia y Socio, la ...
Trabajo Pesado
¿Por qué Calificar Nuestros Puestos de Trabajo?  
¿Aún no te afilias?
El directorio nacional de la Federación, lleva desde el año 2007 promoviendo la campaña de ...
Casa Fenpruss
Descargar Documentos Casa Fenpruss:    

Este sitio esta desarrollado por Koala Web www.koalaweb.cl

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 

Federación Nacional de Profesionales Universitarios de los Servicios de Salud - FENPRUSS

Fenpruss se encuentra afiliada a la la Internacional de Servicios Públicos (ISP)

Gorbea 1727 - Estación Metro Toesca - Santiago --- Teléfonos: (56-2) 26718920, 26719251, 26720492, - Fax: (56-2) 26729938